miércoles, 23 de septiembre de 2009

Aprendiendo de la naturaleza

Normalmente estaba sembrando los guisantes y tirabeques hacia finales del invierno para, antes del verano, poder cosecharlos. El año pasado alguien en el blog me había comentado que se podía obtener otra cosecha antes del invierno. Anduve buscando por el blog donde tenía esa información pero no la encontré, así que no sabía exactamente cuando sembrarlos, sin embargo el otro día observando la huerta pude ver como habían brotado un par de plantitas de guisantes, de las semillas que se le cayeron a los de este año. Así que, aprendiendo lo que la naturaleza nos enseña, en los próximos días plantaré unas cuantas semillas más, aunque ¿quizás ya sea tarde?

4 comentarios:

Anónimo dijo...

El año pasado yo les planté como en octubre pero fatal, en marzo les tenía medio secos por la humedad, pero creo que fue porque no eran de enrame.
Saludos
La de los tomates

ofedellas dijo...

Yo no las tengo todas conmigo pero probaré, que por probar poco pierdo. Los mios serán de enrame. A ver si hay suerte. Un saludo

mertesaker dijo...

Animo compañero. Yo voy a aprovechar y plantar ahora en un par de dias las semillas que me sobraron de las que planté en febrero/marzo. Total, como para la proxima compraré nuevas y con el tiempo como está... pues quien sabe, igual hay sorpresa.

Anónimo dijo...

Pues yo también me voy a animar y aunq no son de enrame les enramaré porque por el suelo el fracaso está asegurado con tanta humedad. Ya os contaré mi experiencia al final, osea, en primavera :-S